Animate a pasar del ahorro a la inversión

Ahorrar e invertir no es exclusivo para personas con altos ingresos, si sos una persona organizada y aprendés a administrar tu dinero, también vos podés convertirte en inversionista. La clave es poner tus finanzas en orden, para esto, los expertos aconsejan aplicar ciertas prácticas:

– Fijar una meta: establecer objetivos de ahorro a corto, mediano y largo plazo, así lo que ahorrés en poco tiempo te mantendrá motivada para seguir por el buen camino.

– Siempre preparate para emergencias: a veces llegan épocas malas, de pronto necesitás hacer una reparación en la casa, llevar el carro al taller o te quedas sin empleo, por eso lo mejor es tener un fondo para este tipo de imprevistos, idealmente que te permita cubrir por seis meses tus gastos de subsistencia.

– Tener un plan de inversión: elegí una entidad financiera sólida, investigá los productos disponibles para que tengás claro como empezar, tené en cuenta que las entidades autorizadas brindan asesoría a sus clientes cuando desean invertir. Si es posible, no coloqués todo tu dinero en un solo producto.

– Planeá tus gastos: hacé tu presupuesto tomando en cuenta tus ingresos, tus gastos fijos de alimentación, transporte, vivienda, servicios, etcétera y el monto que deseás ahorrar.

– Saber en qué gastás y llevar un control: si te cuesta mucho hacer un registro de tus gastos podés utilizar aplicaciones que te ayudarán en esa tarea como Spendee u otras.

– Asegurarte: hay eventos que pueden afectar tu estabilidad financiera, si tenés un seguro podés reclamarlo cuando sea necesario.

– Cero deudas: es mejor esperar un poco y ahorrar para obtener lo que deseás, que endeudarte.

– Gastá menos de lo que ganás.

Convirtiéndote en inversionista

Si ya decidiste invertir, tené en cuenta las recomendaciones de la Superintendencia General de Valores, SUGEVAL, para los inversionistas:

– Infórmate: como inversionista tenés derecho a solicitar y recibir información sobre la opción que valorás, sea ésta una emisión de valores o un fondo de inversión. Preguntá y aclará todas tus dudas antes de tomar cualquier decisión.

– Considerá el plazo de tu inversión: tené en cuenta tus metas de ahorro y diferenciá, de acuerdo con tus objetivos, entre inversiones de corto y largo plazo.

– Analizá los rendimientos: recordá que un pasado bueno no garantiza un futuro igual o mejor. Por tanto, no te sintás persuadido por las informaciones sobre los excelentes rendimientos de tus inversiones en el pasado, ya que no necesariamente serán un reflejo del comportamiento futuro de la empresa. Preguntá si la opción ofrece una renta fija o variable.         

– Valorá los costos relacionados a tu inversión: en la realización de cualquier inversión, habrá un costo, gasto, comisión, etc. involucrado. Por lo tanto, analizá los costos y gastos de otras alternativas de inversión. Los costos son importantes porque disminuyen tus ganancias, por lo tanto, analizalos cuidadosamente.

– Examiná los riesgos: entre más ganancias se quieran obtener, el riesgo que deberás asumir será mayor. Por lo tanto, debés solicitar información sobre todos los riesgos asociados a tu inversión y tener claro cuáles podés tolerar y cuáles no.

– Diversificá: consiste en distribuir tus inversiones en distintas opciones, lo cual reduce los riesgos.

– Leé previamente el prospecto, el contrato y documentación relativa a tu inversión: asegurate de entender el contenido, datos y demás información incluida en dichos documentos.

Cuidado con los “chinamos financieros”

Se conoce como “chinamos financieros” a personas o sociedades que ofrecen productos y servicios de inversión sin contar con autorización legal para ello y, por lo tanto, actúan al margen de la ley, además, comúnmente su objetivo es estafar a sus clientes.

Estas personas contactan a sus potenciales víctimas a través de distintos medios como el teléfono, el correo electrónico, publicidad, páginas web, entre otros. Es característico que hacen ofrecimientos demasiado buenos para ser ciertos y presionan e insisten para que sus potenciales víctimas tomen decisiones inmediatas y procuren no contarle a otros, advierte la SUGEVAL.

Por lo tanto, el mejor consejo es mantenerse alerta, posponé la decisión de invertir en valores ofrecidos a través de teléfono, una “visita inesperada”, por internet u otros medios hasta verificar que quien te los ofrece representa a una entidad debidamente registrada.

Podés averiguar si se trata de una entidad inscrita en el organismo supervisor del mercado.

Este organismo recomienda hacer al menos las siguientes preguntas al recibir una oferta de valores o de servicios de inversión:

• ¿Está la entidad o el valor inscrito ante la SUGEVAL o ante algún otro regulador?

• ¿Puede facilitarme un prospecto de la inversión que explique claramente todas sus características?

• ¿Qué riesgos conlleva la inversión que me ofrecen? ¿Cuánto puedo perder?

• ¿Coincide esta inversión con mis objetivos?

• ¿Qué ganancias ofrece esta inversión?

• ¿Quiénes están detrás del negocio? (Nombres de directivos, gerentes, su experiencia y antecedentes).

• ¿Cuánto tiempo lleva la entidad en el negocio?

• ¿Dónde estará depositada mi inversión?

• ¿Qué comisiones debo pagar por sus servicios y cómo se calculan?

• En caso de un diferendo con respecto a mis inversiones, ¿cuál sería el procedimiento para resolverlo?

Sobre el mercado de valores

El mercado de valores pone en contacto a los oferentes de valores (emisores) y a los demandantes de valores (inversionistas).

En otras palabras, cuando se invierte se le está prestando dinero a las empresas o entidades; al finalizar el plazo, el inversionista recibe su dinero más otros beneficios por haber hecho la inversión.

Uno de los actores del mercado de valores son las bolsas de valores, estas son entidades que facilitan las transacciones, además, autorizan, fiscalizan y regulan los puestos y agentes de bolsa.

Así pasamos a otro de los actores: los puestos de bolsa, se trata de compañías autorizadas por las bolsas de valores para realizar actividades de intermediación bursátil. Los puestos de bolsa asesoran en materia de inversiones y operaciones bursátiles, compran y venden valores en la bolsa y pueden gestionar tu patrimonio financiero, pero tené en cuenta que cobran una comisión por su servicio.

También existen los fondos de inversión, estos son un patrimonio formado por el ahorro de muchos inversionistas que permite adquirir una cartera diversificada de “activos” y son gestionados por sociedades administradoras de fondos de inversión, SAFI.

Este instrumento busca que cualquier inversionista participe de los beneficios de las inversiones a gran escala: rentabilidad y diversificación del riesgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: