Buena comunicación para la buena convivencia

A veces vacilando con los amigos nos decimos que estas semanas “estamos conociendo a la familia” porque en el trajín normal compartimos mucho menos tiempo. La verdad, el que esta convivencia “intensiva” sea buena para la familia depende de la actitud que le pongamos, por eso varios expertos se unieron para proponernos varias estrategias para lograrlo.

Todas estas ideas han salido del Colegio de Profesionales en Psicología, el Centro Integral de Resolución de Conflictos, el Instituto Internacional de Prácticas Restaurativas Latinoamérica y el Ministerio de Educación Pública (MEP), así que podemos confiar en ellos.

Organizarse

La primera propuesta que nos hacen es abrir espacio para el diálogo respetuoso y solidario. Desde aquí nos damos cuenta que tan importante es la buena comunicación para lograr una buena convivencia.

También hacer reuniones de convivencia para organizarse o simplemente para divertirse. Pueden ser dirigidas por los padres o encargados, pero todos deben tener la oportunidad de hablar, expresar sus necesidades y proponer los temas de la reunión. Estos espacios pueden realizarse 2 o 3 veces a la semana. Siempre que lo hagan deben eliminar al máximo las distracciones y hacer que todos se sienten en círculo.

Asimismo, es positivo que tomen acuerdos concretos que incluyan a todos los miembros de la familia, esos acuerdos pueden colocarse en un espacio visible con mensajes positivos que motiven al cumplimiento. Esto, además, les ofrecerá una sensación de logro compartido.

Buena comunicación para la buena convivencia

Organicen un horario para las responsabilidades del hogar, trabajo, estudio y espacio personal. Consideren la realidad de cada integrante de la familia. Que se permita negociar. Estos horarios pueden estar visibles para que todos se apoyen mutuamente.

Para situaciones de conflicto, uno de los consejos es establecer una estrategia previa para manejarlo, por ejemplo, ante una discusión fuerte o un tema delicado dar un “tiempo fuera”, unos cuantos minutos o hasta dos horas, según el nivel e intensidad del conflicto para que reflexionen sobre el tema y analicen lo que pasó. Es importante no reaccionar de inmediato, sino responder conscientemente y para eso es posible que se necesite tiempo para calmarse.

Otra de las situaciones que se han visto es que la gente se aburre, entonces lo que nos proponen es diseñar un plan con al menos 5 actividades para realizar en esos momentos. Por ejemplo: cantar, juegos de mesa, entre otros.

La manera de comunicarnos cambia todo

Como dije desde el inicio, la buena comunicación nos ayuda a lograr una buena convivencia.

Los expertos coinciden en que la comunicación no violenta puede tener un efecto poderoso y realmente agradable para la familia. Consiste en centrar nuestra atención en aquellas cosas por las cuales sentimos aprecio o gratitud y decirles a los seres queridos qué necesidades se satisficieron.

Para practicar la comunicación no violenta, seguí estos tres pasos: 1) Observación: ¿qué fue lo que tu familiar hizo? 2) Sentimientos: ¿cómo te sentís cuándo recordás ese hecho? 3) Necesidades: ¿qué necesidades lograron satisfacerse con esta acción?

Considerá hacerlo también con vos mismo sobre algo que hayás realizado y de lo cual te sintás orgullosa y agradecida con vos misma.

Incluí declaraciones afectivas en las conversaciones, ante una corrección o reconocimiento, éstas son afirmaciones que ayudan a la comunicación. Por ejemplo, cambiar el “Ponete a estudiar” por “Me siento preocupado por tu estudio, sé que podés esforzarte más, decime en qué puedo ayudarte porque quiero verte enfocado en mejorar”.

Todos los días al comunicarte considerá lo siguiente, especialmente cuando querás expresar tus sentimientos: hablá desde el YO, desde los afectos (yo me siento…); centrá tu discurso en la conducta y no en la persona; establecé límites claros y firmes en un contexto cálido y amoroso; evitá juicios o señalamientos; proponé soluciones y evitá cuestionamientos.

Recordá que en esta época es clave fomentar nuestra empatía, solidaridad, compasión, colaboración y amabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: