Cinco hábitos saludables de las madres que disminuyen el riesgo de obesidad en sus hijos

Chicas, nos suman motivos para tener un estilo de vida sano. Una investigación con miles de mamás y sus hijos encontró que hay cinco hábitos saludables de las madres que disminuyen el riesgo de obesidad infantil en sus hijos.

El tema es importante si consideramos que, en Costa Rica, más del 30% de los adolescentes están sobre el índice de masa corporal adecuado, 21.1% de ellos tienen sobrepeso y el 9,8% obesidad, según datos del Ministerio de Salud.

Mientras que, en el caso de los escolares, se habla de un 34% (2016) de niños con sobrepeso u obesidad en nuestro país.

La obesidad y el sobrepeso son una acumulación anormal o excesiva de grasa. Tristemente, la obesidad en la infancia se asocia con un mayor riesgo de trastornos metabólicos múltiples, incluyendo diabetes y enfermedades cardiovasculares, así como muerte prematura en la edad adulta.

Yo, como mamá, creía que solo preocuparme por la alimentación de mis hijos podría incidir en que tengan un peso saludable; pero el Estudio de Salud de Enfermeras (NHSII, siglas en inglés) y el Estudio de Crecer Hoy (GUTS, siglas en inglés) en los Estados Unidos encontraron cinco hábitos saludables en las madres que disminuyen el riesgo de obesidad infantil en sus hijos.

Los resultados de esos estudios se unieron en la investigación “Asociación entre la adherencia materna a las prácticas de estilo de vida saludable y el riesgo de obesidad en la descendencia: resultados de dos estudios de cohorte prospectivos de parejas madre-hijo en los Estados Unidos” (en inglés).

Esos cinco hábitos son :

1. Mantenerse en un peso saludable: Podés saber si tenés un peso adecuado mediante tu índice de masa corporal (IMC), que se calcula con esta fórmula IMC = Peso (kg) / altura (m)2, por ejemplo: estatura 1,65 m; peso: 68 kg. El cálculo sería así: 68 ÷ 1,652 (2,7225) = 24,98. Tener un IMC entre 18.5 y 24.9 se considera saludable.

2. Hacer actividad física, al menos 150 minutos a la semana.

3. No fumar.

4. Consumir alcohol moderadamente, menos de 15 gramos al día. Como dato curioso la investigación halló que consumir algo de alcohol era mejor que no consumir. Como referencia, 14 g de alcohol son 5 onzas de vino o 12 onzas de cerveza.

5. Comer una dieta saludable. Los investigadores la definieron como comer más verduras, frutas, granos enteros, nueces y ácidos grasos poliinsaturados, y comer menos carnes rojas y procesadas, bebidas endulzadas con azúcar, grasas trans y sodio.

Cuando todos los factores de estilo de vida saludable se consideraron simultáneamente, los hijos de las mujeres que se adhirieron a los cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo tenían un riesgo 75% menor de obesidad que los hijos de las madres que no se adhirieron a ningún factor de bajo riesgo (0.25, 0.14 a 0.47).

Los investigadores destacaron que, en las mujeres, adherirse a un estilo de vida saludable se asocia con un riesgo sustancialmente reducido de diabetes tipo 2, enfermedad coronaria y mortalidad temprana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: