¿Por qué los estadounidenses no quieren a TikTok?

Bueno, algunos sí la quieren. Otros la ven como una amenaza. De hecho, algunos bancos, empresas y partidos políticos estadounidenses les han prohibido a sus colaboradores instalar esa red social en los teléfonos de trabajo, es más, hasta el gobierno analiza prohibirla.

Tiktok es una aplicación de videos cortos para celulares. Su popularidad ha crecido mucho en Estados Unidos y otros países. La app se descargó 315 millones de veces en los primeros tres meses de este año, más descargas trimestrales que cualquier otra aplicación en la historia, según la compañía de análisis Sensor Tower, citada por CNN.

¿Qué hay en el fondo de este lío? No es la primera vez que Estados Unidos enfrenta a una empresa de tecnología china, de hecho, mientras se discute el uso de Tiktok se analizan otras plataformas chinas como WeChat.

Para entender el contexto y los argumentos de los estadounidenses, le pedí a Geovanny A. Blanco Fonseca que nos comente la situación. Geovanny tiene formación en Relaciones Internacionales y Política Exterior.

¿Por qué Estados Unidos teme que las empresas chinas se presten para el espionaje en favor del Partido Comunista de China?

Las autoridades estadounidenses aseguran que la aplicación Tik Tok es un músculo capaz de recolectar información de contactos, cuentas bancarias, ubicaciones e incluso características físicas de personas. Esto es tomado en cuenta como una amenaza a la seguridad nacional por cuanto podría existir un monitoreo sobre las actividades de las personas que residen en Estados Unidos, o incluso otros países, a la vez que se vislumbra por parte de los Estados Unidos como una potencial amenaza cibernética.

Además, partiendo del precedente de la “Guerra Comercial” que se ha suscitado entre China y Estados Unidos en los últimos tiempos, también puede considerarse que la información de un mercado tan grande como el estadounidense podría ser monitoreado por parte de los emprésitos chinos con el fin de tomar ventaja y posicionarse a la vanguardia, buscando desplazar a Estados Unidos en las relaciones comerciales a nivel mundial.

¿Qué tan efectivas son las redes sociales para ese propósito? ¿Puede ser Tiktok un buen instrumento?

Si bien para constatar dicha efectividad habría que tener un conocimiento técnico al respecto, no es un secreto que cuando surge algún tipo de aplicación o plataforma tecnológica hay un aviso que nos advierte que dichas plataformas tendrán acceso a nuestros contactos, cámara, o incluso nuestros historiales de búsqueda. Estos aspectos ya nos permiten hacernos a la idea de que en algún punto nuestros datos y nuestras tendencias pueden conformar una data que podría servir con propósitos desde comerciales hasta de seguridad o el mismo espionaje.

Nuestra información ya se encuentra comprometida desde el instante en el cual instalamos una nueva aplicación en nuestros teléfonos y nuestras computadoras. Así mismo, cuando tenemos contacto con una persona por primera vez vía telefónica, la sincronización de nuestros dispositivos ha propiciado que obtengamos sugerencias de amistad de dicha persona en otras plataformas, por lo que en este sentido tenemos la prueba de que en este mundo interconectado de hoy la información personal fluye de manera veloz e inequívoca, y las organizaciones que puedan manejar dicho flujo de información pueden optar por utilizarla a su mayor conveniencia, en lo que ya se trata meramente de un tema de capacidades.

No obstante, TIK TOK no está solo, ya que también hemos visto el surgimiento de aplicaciones que permiten simular nuestra apariencia en la vejez, así como en cambio de género, paradójicamente, utilizando la apariencia física de las personas mediante sus fotos de perfil, suponiendo el análisis de las medidas faciales y corporales.

¿La decisión de Estados Unidos podría afectar la presencia de la red social en otros países?

Definitivamente sí. Días atrás ya India estaba considerando la censura de la aplicación, y no sería extraño pensar que la diplomacia estadounidense podría echar mano de sus nexos para tratar de impedir que la aplicación logre penetrar con fuerza en otros mercados potenciales con el estandarte de la seguridad nacional y la presunción de espionaje por parte de China, aún y cuando frecuentemente se han negado las conexiones de la empresa gestora de la aplicación con el gobierno chino.

Además, Estados Unidos está en periodo electoral, y el tema de la protección de la ciudadanía frente al espionaje extranjero podría funcionar como caballo de Troya en la campaña de Donald Trump con el fin de aplacar los temas de la “Guerra Comercial” con China y la pandemia del COVID-19, en los cuales la opinión pública ha sido negativa para el presidente estadounidense.

¿Qué más puede decirnos acerca de esta situación?

En estos tiempos, las potencias se comportan de un modo más pragmático. La manifestación de su poder no tiene que ver con su poderío militar o su capacidad de entrar en un conflicto abiertamente bélico en el sentido convencional. Muchas veces las potencias pueden optar por sabotear el comercio y la economía de sus adversarios, e incluso poner en entredicho su capacidad de brindar seguridad a sus ciudadanos y blindar sus servicios de inteligencia.

Hoy día estamos ante lo que se denomina un escenario “realista”, en el cual tanto Estados Unidos como China determinan que la amenaza proviene por parte de su adversario, y en el cual se conformar dos frentes abiertamente antagónicos por la vanguardia y el dominio político, comercial y económico a nivel global. Es una lucha abierta por la hegemonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: